24 julio, 2007

Aproximación a una Poética



Escribir es, más allá de toda racionalización, un impulso. Yo empecé en 1992, no sé por qué. Los impulsos que entonces me hicieron expresarme de una forma poética, en verso, son ahora anecdóticos, productos de una edad. Pero aquel día escribir fue como un virus inoculado. Mi comienzo, mi interés por la literatura, era casi tardío, y todas las carencias culturales, todo lo que mis profesores no habían conseguido despertar hasta ese momento, se convirtió en materia por descubrir para la escritura. Como con una tenia, la vida –los libros, la música, las cosas– pasó a formar parte de lo que yo necesitaba para alimentar a ese animal insaciable.

Ese vislumbrar de la creación me hizo comprender que el camino era infinito, que la comprensión del hecho artístico que es el poema no podía ser limitado dentro del poema, ni en la palabra. Así, crear aparece como una necesidad que no necesita excusa. Sin ningún sentido, sin respaldo o disimulo crítico, y sin deseo real –no literario– de entender.

El ansia de hacer algo desde cero, por naturaleza imposible, ese vértigo de la búsqueda de una creación pura, abrir esa brecha entre las palabras, en la forma de una pintura, produce la chispa que imagino visible en las neuronas ante la comprensión o el descubrimiento, esa adrenalina, de una realidad antes oculta.

Las endorfinas nos hacen entender que todo el intelecto, toda pasión, es un fenómeno estrictamente físico. Y en eso soy físico, soy ilógico. Busco entender la existencia y llego siempre a un espacio vacío, a la cuenta atrás. Disfruta de la vida –me digo–, e intenta aportar algo a los otros, crear más placer extraño a través del arte, serotonina, acaso una pieza en el puzzle que somos los hombres.

5 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

He descubierto tu nombre de la manera más absurda. No te buscaba a ti, sino a una leyenda del baloncesto, pero me ha encantado encontrar a un poeta.

Me gustas mucho, un besito.

Ana Muñoz dijo...

mmm... creo q te voy a echar el lazo, a ver si se puede linkear.

Fernando Díaz San Miguel dijo...

Opiniones. Escribir una poética no es cosa fácil. Qué parte, por dónde empezar, qué es lo que hacemos y por qué lo hacemos. Dadme vuestra opinión acerca del texto...
Agradecimientos de antemano y abrazos,
F.

ISIDRO R. AYESTARAN dijo...

Maravilloso texto sobre la verdad de los que nos entregamos en cuerpo y alma a expresar y compartir nuestras inquietudes -ya sea mediante un folio en blanco por descubrir, un lienzo, una partitura, los latidos de nuestro corazón-
No hay mejor introducción ni carta de presentación que este texto tuyo que se parece tanto a mi y otros, que me siento reflejado en el espejo de tus impulsos creativos.
Simplemente, enhorabuena y bienvenido.

ISIDRO

Sonia Betancort dijo...

Otra manera de jugar: poéticas afuera de los libros. Te invito a que me envíes tus metafotografías que iré colgando, y por qué no, tal vez pronto podamos hacer un encuentro "performance" de nuestras meta-poéticas sacando nuestros metapoemas visuales a la calle.

Un abrazo